Y llega el gran día

Os podéis imaginar lo que ha sido para mí el año y medio que he pasado desde el “sí quiero”, feliz, entretenida, pensando, organizando y realizando cada detallito de la boda. Y gracias a toda la ayuda de nuestras familias, hemos tenido la boda que queríamos.

Fotos de Alan Studio

Desde que empezó hasta que terminó el día, tuvimos una oleada de sentimientos que es difícil de explicar con palabras. Yo no podía parar de sonreír, alguna que otra lágrima también cayó y las piernas empezaron a temblar cuando cruce la puerta de la iglesia. Pero se disfrutó mucho, eso sí pasa muy rápido. Aprovechadlo!!!!!! 

Fotos de Alan Studio

Intentamos sorprender a nuestros invitados con varias cosas. El arroz de colores, una decoración sencilla pero cuidada, barra libre de fotos, una comida increíble…Pero también fuimos sorprendidos. Cuando llegamos al cóctel resulta que nuestros amigos nos habían puesto en una mesa un cartel para que los invitados nos dejaran su huella. También nos sorprendieron con un video con fotos nuestras desde pequeños e incluso había fotos de ese mismo día a la salida de la iglesia… sin palabras. También tuvimos alguna sorpresa más que fue muy divertida.



Tuvimos la suerte de poder personalizar la ceremonia. Un amigo leyó un texto adaptado del libro de Albert Espinosa “Si tú me dices ven lo dejo todo pero dime ven”. Otros amigos que llevan casados varios años nos leyeron un texto contándonos su experiencia de casados. Y finalmente nosotros leímos un texto para dar las gracias, que nadie se ha dado cuenta que era una canción de Masiel. Escogimos la música que más nos gustó y pudimos hacer la decoración de la iglesia a nuestro antojo.

Foto de Alan Studio

Teníamos muy claro los lugares en los que queríamos hacernos las fotos, pero había que desplazarse un poco. Incluso subimos al monte, mi padre nos había facilitado la subida haciendo un pequeño camino, y no me quité los tacones. Las vistas son maravillosas, y fue un puntazo arremangarse el vestido, esas fotos han quedado de lo más graciosas. Ahora, el tiempo pasa y casi no pudimos estar en el cóctel.

Foto de Alan Studio

Un día muy divertido, compartido con tu familia y amigos, que pasa muy rápido pero que es espectacular.


"Las cosas no salen como las imaginas o cómo tú quieres" me decían todo el rato, pero eso no tiene por qué significar que vayan a salir mal, pueden salir mejor. Y hay casos en los que eso sucede y otros en los que no. Pero al final siempre te quedas con lo bueno de todo y que la gente siempre se lo pasa bien. 


Comentarios

Páginas vistas en total