Una semana en Nueva York IV

No podíamos perdernos el paseo por Central Park, el pulmón de la ciudad, un remanso de paz en el que consigues olvidarte del ruido que hay en la ciudad. Pena que en invierno no puedes hacer un picnic, uno por el frío que hace y dos porque tienen vallados casi todas las campas para conservar el césped. 





 



Aun así disfrutamos mucho del paseo, con la estatua de Alicia en el país de las maravillas, los puentes, el castillo Belvedere, un pequeño castillo con entrada gratuita, la zona donde asesinaron a John Lennon, que no sé si estará siempre, pero había un chico tocando canciones de los Beatles, los lagos…. Ideal para perderse y pasar el día. En invierno en la zona norte también tienen pista de hielo y con buen tiempo lo ideal es hacer un picnic, también tienen muchas zonas para jugar a béisbol, es impresionante la verdad.





Cerca de Central Park hay varios museos, el Guggenheim, el Museo Metropolitano de Arte, el Museo de Arte y Diseño, el Museo de Historia, con la zona de los dinosaurios, si vas con niños creo que es una buena opción ya que me pareció muy didáctico y lo tienen muy bien orientado hacia ellos….


Otro sitio que nos llamó mucho la atención fue la zona de Washington Mews, cerca de Washington Square Park, otro remanso de paz con casitas bajitas, que antiguamente eran las cabellerizas de las mansiones de la parte norte de Washington Square. Hoy en día esta calle pertenece a la Universidad y es privada. 




Las zonas de Greenwich Village, Soho o Tribeca también son muy curiosas y bonitas para pasear, perderte por las callejuelas, y encontrar la mítica fachada que salía siempre en la serie de Friends. 


Si has visto la serie Mad Men y quieres pasear por donde se desarrollaba toda la acción de la serie, puedes ir por Madison Ave, Park Ave y Lexington Ave, que era donde estaban las grandes empresas de publicidad. También encontramos el edificio Chrysler con su mítica antena, la estación central, que es impresionante, la cantidad de andenes, la decoración interior y la cantidad de puestos que tienen en la parte baja para comer, desayunar, etc… 
 



No te puedes ir de Nueva York sin probar las hamburguesas de Le Parker Meridien, no tienen mucha opción donde elegir, pero el sitio es lo que te llamará la atención, suele haber colas, si no quieres esperar vuelve más tarde. El local se encuentra dentro de la recepción de un hotel, está un poco escondido pero si buscas bien enseguida encontrarás el símbolo de la hamburguesa. Es un local pequeño, tiene algunas mesas, así que vete hacía allí y disfruta de la comida. El hotel tiene 2 accesos por la calles 56th y 57th con la 6ª.



En general perderse por la ciudad, es muy cómoda para orientarse y tiene cantidad de cosas que ver y hacer, disfrutar del jazz, de las misas góspel, de un partido de baloncesto, un musical, cualquier opción será buena.


Comentarios

Páginas vistas en total