Especial Canadá: Quebec

La siguiente parada en la ruta por Canadá nos lleva hasta la ciudad de Quebec. La ciudad se encuentra en la región que lleva el mismo nombre, se trata de un territorio en el que la lengua oficial es el francés.

Desde el aeropuerto de Quebec no hay ningún servicio de autobús lanzadera por lo que la única posibilidad para llegar a la ciudad es coger un taxi.

 La ciudad de Quebec es completamente diferente al resto de las grandes ciudades del país como Toronto o Vancouver, se trata de una ciudad amurallada de casas bajas con muchos encantos por descubrir en cada rincón. Merece la pena perderse en sus calles y pasear por sus barrios.
En la oficina de turismo hay mucha información y libros con 3 circuitos a pie muy útiles para ahorrarte algo de dinero en las visitas guiadas. Os proponemos alguna ruta para descubrir esta maravilla de ciudad:

  •  Paseo por el interior de las murallas. Se trata de la parte antigua de Quebec. Puedes comenzar tu ruta desde la rue de Sainte Anne y no puedes perderte caminar por las calles Saint Louis, Saint Jean y Terrasse Dufferin. En esta última te encontrarás con el símbolo de la ciudad, el Chateau Frontenac que es el hotel más fotografiado del mundo (al verlo entenderás el motivo). La Plaza du Hotel de Ville, el edificio de la Universidad, la puerta de Saint Louis e innumerables callejuelas llenas de encanto. 

Chateau Frontenac



  •  El área del Parlamento. Más allá de las murallas no debes perderte un paseo por la calle Grand Alle. Se trata de una calle llena de vida con muchos bares, restaurantes de moda y casitas de lujo. No te pierdas el Parlamento y sus jardines, el Battlefields Park con un montón de mesas para hacer un picnic, y la Citadelle, que solo se puede visitar con visitas guiadas.

Parlamento


  • Parte baja de la ciudad. En esta parte de la ciudad puedes encontrarte con lugares espectaculares como el Gare du Palais, donde se encuentra el edificio de la estación central, impresionante y el Mercado de la ciudad. Si continuas caminando por la calle Saint-Andre llegarás hasta la preciosa Place Royale. Desde esta parte de la ciudad tienes unas vistas espectaculares del Chateau Frontenac. Se trata de una zona llena de vida y restaurantes muchos de los cuales se concentran en la Petit Champlain. Para tener otras vistas espectaculares del hotel puede coger un ferry hasta Levis (salen con una frecuencia de 15 minutos).

Gare du Palais

Plaza Royal


  • Alrededores de Quebec. En los alrededores de la ciudad, a unos 7 km se encuentran las cataratas de Montmorency a las que se puede llegar en autobús (número 800, pregunta al conductor que parada es la de las cataratas, te deja muy cerquita). La visita merece la pena. La cascada tiene unos 90 metros de caída (mayor que la de las cataratas del Niágara).

Montmorency Falls


Para comer descubrimos algunos lugares que creemos que si vais debéis probar.

Si queréis un desayuno potente y sabroso vuestro lugar es Le Petit Can Latin, no podéis dejar de probar sus riquísimos bagels con queso fresco, tomate y bacón crujiente, además de sus fantásticos crepes, chocolates y bollería.

Para una cena romántica os recomendamos el Sus le Fort. Se trata de un pequeño restaurante en la parte baja de la ciudad cerca de la Place Royale, con una decoración muy íntima y elegante. Os recomiendo no perderos el pato y el postre de queso brie con sirope de arce, nueces pecanas y fresas. Hablan en castellano, también es un punto que ayuda.

Rue Petit Champlain

Otro de los lugares que no podéis perderos es el Chez Ashton, se trata de un lugar de comida rápida donde haces los mejores poutines de la ciudad. El poutine está elaborado con patatas fritas, normalmente queso cheddar muy poco curado y salsa de carne. Se prepara añadiendo el queso troceado a las patatas fritas recién hechas, recubriendo la mezcla con la salsa de carne caliente, que funde el queso y ablanda las patatas. En ocasiones puede ser acompañado por otros ingredientes.


Comentarios

Páginas vistas en total