Una semana en Nueva York II

Desde la 5ª se puede cambiar y bajar por Broadway hasta el City Hall dónde se encuentra el acceso al puente de Brooklyn, que un domingo por la mañana con buen tiempo está lleno de gente. Hay que tener especial cuidado con las bicis ya que el camino es el mismo para todos. Desde aquí no pararás de darte la vuelta a cada paso para disfrutar de unas vistas increíbles tanto de la ciudad como del propio puente.


 
Una vez en Brooklyn puedes pasear por la orilla del río y disfrutar del skyline, o adentrarte en la ciudad y encontrarte con las típicas casas bajas de series y películas, calles tranquilas y preciosas.



Nosotros decidimos dar una pequeña vuelta bordeando el río, nos sentamos en unos banquitos que hay cerca del puente en la zona de Dumbo luego optamos por volver a la ciudad por el puente de Manhattan, que es otro de los puntos que unen la ciudad. Fue todo un acierto ya que consigues unas buenas fotos con el puente de Brooklyn y el skyline de fondo. Hay que tener cuidado, sobre todo si no te gustan las alturas ya que este puente se mueve mucho porque el tren pasa justo al lado del camino peatonal y lo hace cada nada, preparaos para el ruido.



Ya de vuelta en la ciudad, entras por Chinatown, y podrás comprobar lo impresionante que es y toda la barriada que han creado.


Si sigues por la calle Hester verás el cartel de bienvenida a Little Italy y verás cómo cambian los bares, restaurantes y tiendas. Si sigues subiendo de nuevo por Broadway llegas a Union Square, una pequeña placita con zonas verdes donde la gente para a descansar, comer, sacar a pasear al perro etcétera…


Cruzando Times Square y subiendo en este caso por la 7ª avenida, girando a la derecha en la 49th veremos al fondo el Radio City Hall y un poco más adelante en esta misma calle está la entrada para el Top of The Rock, uno de los 3 miradores de la ciudad con espectaculares vistas de la ciudad, puedes subir a los pisos 67 al 70, este último con mirador al aire libre. Si puedes vete al atardecer, podrás ver la ciudad de día y como se va ocultando el sol, el juego de luces que poco a poco se van encendiendo. Una vez de nuevo en el suelo, y justo al lado podrás salir a la Plaza Rockefeller y si vas en invierno tienes la pista de hielo para patinar aunque en febrero aún se podía.










Comentarios

Páginas vistas en total